En este momento estás viendo Como curar ampollas en los pies durante el Camino de Santiago

Como curar ampollas en los pies durante el Camino de Santiago

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Consejos
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Por que tengo que saber como curar ampollas en los pies

Las ampollas son un problema común en el Camino de Santiago, la gran cantidad de horas que pasaras andando facilitara la aparición de estas, aprender a tratarlas y cuidarlas puede reducir el dolor y el daño a la piel. El mal manejo de este problema puede causar la ruptura del tejido de la piel adyacente, infección, sangrado y aumento del dolor. Es un punto crucial para completar el camino de Santiago, no permitas que este problema te aleje de tu objetivo y aprende como curar ampollas en los pies. Si tienes suerte, después de muchos días andando conseguirás lo que se llaman pies de peregrino, no lo tomes como un castigo, serán las cicatrices de tu camino.

 

¿Qué causa las ampollas?

Las ampollas son causadas por la fricción y el estado y la fuerza que soporta tu piel. La fricción hace que las capas de la piel se separen (de la dermis a la epidermis) y se llenen de líquido claro o sangre (si hay una ruptura en un vaso sanguíneo pequeño).

Las ampollas se encuentran más comúnmente en las manos y los pies, pero en el caso del Camino de Santiago, es casi inevitable verlas en nuestros pues. La fricción puede ser causada por un zapato nuevo que roza el pie o por un objeto como una pequeña piedra que se cuela en nuestro zapato, la humedad y el calor también ayuda a que estas aparezcan.

Las ampollas suelen comenzar como «puntos calientes». Inicialmente, el área de la piel es sensible al tacto y se enrojece e irrita con mucha facilidad. Si la fricción continúa, las capas de la piel llenaran la ampolla con líquido. Es la presión del fluido lo que causa el dolor porque esta presión estimula los nervios debajo de la piel.

 

Antes de curar las ampollas ¿Cómo puedo tratar de prevenirlas?

Quizás es el paso más importante de tu lucha contra las ampollas, como prevenirlas, existen varios métodos y cada cual utiliza el que mejor le funciona. Si cuidas realmente tus pies para evitar las ampolla, evitaras el tener que tratártelas durante el camino de Santiago, por eso, antes de enseñarte como curar ampollas en los pies, te daré algunos consejos de como evitarlas:

# Calzado: El calzado es nuestra prenda esencial para evitar estas ampollas. Utiliza un calzado que hayas utilizado durante semanas antes de realizar el camino, si llevas unas zapatillas nuevas las rozaduras castigaran tu pie. También es recomendable utilizar una talla más de lo normal, ya que tras muchos kilómetros andando, tu pie se hinchara y el zapato te apretara. En esta guía te damos consejos sobre el > calzado para el Camino de Santiago <

VER:  Hacer el camino de Santiago solo por primera vez

# Calcetines: Al igual que el calzado, los calcetines es una parte importante del camino. Utiliza calcetines que dejen transpirar tu pie, a poder ser que estén adaptados para las largas caminatas y sin costuras que rocen con tu pie. Algunos calcetines tienen pequeños acolchados para evitar ampollas. También te recomendamos y aconsejamos à la hora de elegir tus > calcetines para el Camino de Santiago <

# Apósitos: Este producto, a demás de ayudarte a prevenir las ampollas, también son muy importantes para curarlas, sobre todo cuando las empezamos a ver y su estado no es muy avanzado. Los podrás encontrar en cualquier farmacia o > por internet <.

# Vaselina y otros: La vaselina es utilizada para todo tipo de rozaduras, no solo de los pies, antes de ponerte a andar, es recomendable aplicarla desde el talón hasta los dedos. Existen muchos productos parecidos, como espray que crean capas protectoras en tu pie o crema especializada en rozaduras. Si notas que te va a salir una amolla, también puedes utilizar algodón con esparadrapo para acolchar esa zona

# Fundas: Al igual que los apósitos, las fundas te protegen de las ampollas, pero también evitan empeorar las que ya tienes desarrollada. Existen tanto fundas para los talones, como para las ampollas de los dedos. Estas dos son las zonas más delicadas junto al lateral del pie.

 

¿Cuál es el tratamiento adecuado para las ampollas?

Tu primera prioridad: Prevenir infecciones

Una vez te salga la ampolla, tienes que prevenir la infección. Pero no termina ahí. También controlar si hay infecciones regularmente (cada vez que cambies tu apósito o venda). Los síntomas de una ampolla infectada incluyen: pus, aumento del dolor, enrojecimiento o calor alrededor de la ampolla o líneas rojas que se extienden la herida.

  • Primero lávese las manos: Utiliza gel o agua y jabón para matar los gérmenes en sus manos.
  • En segundo lugar, limpie la ampolla: Si tu ampolla se ve mal con algún tipo de residuo (suciedad, líquido de burbujas seco o sangre), lávela con agua salada o simplemente con agua y jabón. Esto eliminará algunos de los gérmenes de la ampolla.
  • Tercero, desinfecte la ampolla: Use un antiséptico o alcohol para matar cualquier germen que quede en tu ampolla.
  • Finalmente, cubra la ampolla: Esto evitará la entrada de nuevos gérmenes. Brindará protección a tu ampolla y le proporcionará un entorno de curación agradable. Sin embargo, ten cuidado en utilizar solamente esparadrapo o algo similar, ya que al quitarlo puedes arrancar la piel, cúbralo antes con algodón o utilice un apósito.

Tu segunda prioridad: Como curar ampollas en los pies

El tratamiento adecuado de la ampolla depende de si la ampolla está intacta o rota. Cada situación debe ser tratada de manera diferente.

Es importante tener en cuenta que la piel sobre la ampolla es protectora y debe permanecer en su lugar el mayor tiempo posible para prevenir la infección. Un error común que cometen los atletas es quitar la piel que esta por encima de la ampolla. Esto expone la piel a una posible infección. Además, la eliminación de la piel provoca un aumento del dolor a medida que se exponen las terminaciones nerviosas en carne viva.

VER:  El precio ¿Cuánto cuesta el camino de Santiago?

 

Tatar ampollas en los pies cuando esta intacta:

La pregunta más frecuente es: «¿Debo vaciar el liquido de mi ampolla?» La respuesta depende de si la ampolla está llena de líquido o aun no. Dado que el dolor de la ampolla es causado por la presión del líquido acumulado, vaciar una ampolla llena de líquido reducirá inmediatamente el dolor causado por ella.

Vaciar una ampolla se puede hacer de manera segura siempre que se sigan los protocolos de tratamiento adecuados. Estos pasos son básicos para un peregrino en el camino, con el kit esencial de cualquier caminante: Agujas, algodón, alcohol y esparadrapo.:

  • Limpiar a fondo la zona con jabón. (para destruir las bacterias)
  • Esterilice la aguja calentándola con un mechero
  • Aprieta con el dedo suave en un lado de la ampolla, haciendo que la cutícula se levante de un lado (como un globo comprimido).
  • Con la aguja, haz un pequeño pinchazo en la base del lado elevado de la ampolla, lo suficientemente grande para que la piel no se vuelva a cerrar (Algunas personas para evitar esto, arrancan un trozo muy pequeño de piel).
  • Con una gasa estéril, empuja suavemente el líquido de la ampolla hasta vaciarla.
  • Cubre la ampolla con un ungüento antibiótico o un apósito para prevenir una posible infección
  • Cubre la ampolla con un vendaje como algodón y esparadrapo.
  • Vuelva a revisar y cambie el vendaje diariamente hasta que la piel esté completamente curada.

 

Tratar ampollas en los pies cuando esta rota

Las ampollas ya rotas, han perdido todo su liquido dejando tu herida expuesta. Sin embargo, el caminante debe de tener cuidado de mantener la ampolla limpia y libre de infecciones.

Si hay un pequeño desgarro en la ampolla abierta, el objetivo del tratamiento es retener tanta piel como sea posible para permitir que esa piel madure protegiendo lo máximo posible nuestra herida. Esta herida la tendrás que tratar de urgencia, ya que cuanto más andes, más se abrirá y será peor. El tratamiento para una ampolla abierta incluye:

  • Limpiar bien la zona con jabón.
  • Esperar a que el área se seque para aplicar alguna pomada antibiótica o alcohol y desinfectarla.
  • Vuelva a colocar el colgajo de piel (si es posible) para cubrir el tejido tratado y cúbralo con un apósito.
  • Vuelva a revisar la herida y cambia el vendaje diariamente hasta que la piel cicatrice.
  • Recorte cuidadosamente la piel muerta cuando la sensibilidad desaparezca después de unos días.

Si la ampolla abierta está completamente desgarrada, es importante eliminar el tejido desgarrado para que no corras el riesgo de dañar mas parte de la piel. El caminante debe limpiar el área con jabón y luego retirar cuidadosamente la piel con unas tijeras estériles. Luego, el área se puede cubrir con un ungüento antibiótico para después cubrirlo con un vendaje que algunas personas utilizan algodón con esparadrapo. Espero que te sirva esta guía de como curar ampollas en los pies y puedas llegar sin problemas al final de cada etapa. ¡Buen camino peregrino!

Deja una respuesta