El abrazo al apóstol Santiago

El abrazo al apóstol Santiago
En este momento estás viendo El abrazo al apóstol Santiago

El abrazo a la imagen de Santiago en la catedral de Santiago de Compostela es un rito profundamente significativo que ha evolucionado a lo largo de los siglos. Se considera uno de los rituales más relevantes al finalizar el viaje del peregrino en esta catedral, sustituyendo la veneración directa de los restos del Apóstol en la cripta, que estuvo inaccesible desde el siglo XII hasta finales del XIX.

Ante la frustración de los peregrinos por no poder contemplar los sepulcros de Santiago y sus discípulos, se creó una imagen sedente de Santiago in cathedra, conocida como «Santiago del abrazo», que representaría la cercanía que no podían experimentar con las reliquias. Esta imagen, esculpida en piedra policromada, data del siglo XIII y se sitúa detrás del altar mayor de la catedral desde aproximadamente 1211.

A lo largo de los años, el altar mayor y la escenografía han sufrido transformaciones significativas. Hoy en día, los peregrinos suben por las escaleras del camarín barroco para abrazar la imagen de Santiago. Este abrazo, realizado de espaldas a la imagen y con la nave mayor de la catedral como telón de fondo, permite al peregrino expresar íntimamente la esencia de su peregrinación, ya sea en silencio o a través de una sencilla oración.

En la Edad Media, había gestos asociados al abrazo que han caído en desuso, como besar la imagen o frotarse contra ella. Además, algunos peregrinos alemanes solían coronar la imagen con sus propios sombreros, una costumbre que se generalizó y se recogió en protocolos específicos en el «Libro de constituciones de la iglesia de Santiago».

Durante las reformas barrocas del siglo XVIII, algunos gestos, como la coronación, cayeron en desuso, pero el abrazo a la imagen de Santiago persistió como un ritual importante. Originalmente, el abrazo se realizaba antes de la misa de prima en la capilla de la Magdalena, en una tribuna entre esa capilla y el altar mayor.

Con el tiempo, el rito del abrazo se ha abierto a todos los visitantes, no solo a los peregrinos, convirtiéndose en una atracción turística. Sin embargo, algunos sugieren que sería beneficioso volver a reservar este gesto para los peregrinos, preservando su significado simbólico y evitando su banalización. El abrazo a la imagen de Santiago simboliza la fraternidad y la acogida que se brinda a los peregrinos a lo largo de la ruta, así como el agradecimiento del peregrino al Apóstol por haber alcanzado su destino.

En última instancia, el abrazo a la imagen de Santiago en la catedral de Santiago de Compostela es un rito cargado de historia y significado. Ha evolucionado a lo largo de los siglos, pero sigue siendo un momento especial para los peregrinos y visitantes que llegan a esta catedral como culminación de su viaje. Mantener su importancia y significado simbólico es fundamental para preservar la autenticidad y el valor espiritual de este ritual.

VER:  Qué hacer en Melide durante el Camino de Santiago

Deja una respuesta