En este momento estás viendo El Faro de Finisterre y su historia

El Faro de Finisterre y su historia

Finisterre, por siempre será tierra de fines y muertes, pero también de renovación y comienzos. Situada en el promontorio del Cabo Finisterre, con sus acantilados rocosos y sus olas rompientes, conserva una presencia mítica, un ave fénix que se transforma en algo nuevo con cada época. Como decían antiguamente, en este lugar se encuentra el fin de la tierra. Aquí te contare lo historia sobre el Faro de Finisterre.

¿Quién fue el primero en llegar a el Faro de Finisterre?

Antes de la Iglesia Católica y el Camino de Santiago, antes de Santiago en su barca de piedra viniendo a Galicia a convertir a los paganos, antes de los romanos con sus poderosos ejércitos y los dioses del nacimiento, la muerte y la transformación. Desde el hombre neolítico hasta los primeros celtas, la gente siguió la Vía Láctea hacia el oeste, hasta el mar. Y con ellos llevaron a sus dioses y las costumbres que dieron forma a este lugar.

El Faro de Finisterre historia

La historia del cabo de Finisterre es larga.

Ya se había construido un gran pueblo en el año 1000 antes de cristo en el Monte Facho, la montaña del Cabo Finisterre. Desde el siglo VI al I aC, los celtas construyeron un kastro o fuerte en el Monte Facho. En este cabo, los antiguos celtas hacían ofrendas y realizaban rituales en Ara Solis, el altar del sol. También estaba la tumba de la antigua diosa celta Orcabella, una bruja con un «increíble apetito sexual». En el siglo V dC cristiano, San Guilherme o San Guillermo vivía en una ermita cerca del Monte Facho. En una roca cercana conocida como St. William’s Stone, parejas estériles copulaban en un intento de concebir en ella. Según cuenta la leyenda, el espíritu de Orcabella no se ha marchado de Monte Facho.

 

Roma en Finisterre

Los romanos siguieron los pasos de los celtas, construyendo sus grandes caminos eternos y llevándose consigo a sus dioses. Sin embargo, los romanos no derrotaron finalmente a la resistencia celta en la región hasta el 26-19 a. En esta tierra conquistada agregaron un santuario a la deidad romana gala Berobreus, dios del inframundo y más allá. Este santuario estuvo situado en el cabo de Finisterre entre los siglos II y IV d.C., coincidiendo con el mensaje cristiano que se difundió tras los pasos de Santiago. Sin embargo, la cristianización posterior de Iberia nunca usurpó por completo, sino que se mezcló con creencias paganas, romanas y celtas anteriores.

VER:  Las mejores canciones del Camino de Santiago

Después de los romanos vinieron varias olas de influencia. Los bárbaros germánicos, los vándalos, los alanos y los suevos invadieron España, los suevos se establecieron en la Gallaecia romana. Los visigodos recuperaron Iberia y posteriormente fueron derrotados por los moros, que anexaron gran parte de Iberia. Sin embargo, la resistencia en las montañas del norte de Gallaecia supuso la limitada influencia de la cultura islámica y la supervivencia de los estados de los visigodos y la ibérica cristiana.

 

El Faro de Finisterre y su historia

 

El regreso del cristianismo

La conquista de España por la Iglesia Católica abrió la gran época de la peregrinación medieval a Santiago de Compostela. Finisterre era el lugar donde los devotos peregrinos acudían a Santiago para recoger la prueba de su peregrinaje en forma de concha de vieira. Este Finisterre medieval fue también el fin del mundo conocido, donde el sol se ponía sobre el mare tenebrosum, o mar oscuro, resonando aún sus vínculos con el Otro Mundo.

Finisterre está ligado a su pasado marítimo. Ha sido un punto de parada desde la época de los navegantes fenicios y el comercio temprano con el Nuevo Mundo. Durante este tiempo, se ha consolidado su reputación de feroces tormentas invernales, espesas nieblas y peligrosas corrientes. Además, el propio Cabo Finisterre se extiende peligrosamente desde tierra firme, como los dedos de una parca que hace señas, hasta el Atlántico Norte. La invencible Armada Española partió de Lisboa en ruta a Brest con sus 80 barcos, pero perdió 25 barcos y 2000 hombres en una feroz tormenta frente a Finisterre en la noche del 28 de octubre de 1596.

 

El cabo de Finisterre en la actualidad

Al final de esta historia está el actual Finisterre, un pequeño puerto pesquero con una población de alrededor de 3.000 habitantes. Alrededor de su puerto se agolpan, casas, sitios turísticos, tiendas, restaurantes y playas. Todos ellos anclados desde hace 163 años en el faro de 17 metros del cabo de Finisterre. Las flotas pesqueras van y vienen descargando carga. En los días soleados, los turistas navegan hasta el final del cabo y cenan pescado y marisco de estas aguas. Los visitantes buscan restos de murallas, edificios y un foso construido por los primeros celtas. Los peregrinos llegan a Finisterre a pie o en autobús, un destino secundario para un pequeño porcentaje de peregrinos. Los que van, reciben su Fisterana, un certificado de finalización de este último tramo del antiguo viaje al mar. Así es el Finisterre moderno.

Pero Finisterre ya no sigue siendo el punto más occidental del mundo conocido, ni siquiera el punto más occidental de la Europa continental. Esta diferencia pertenece al Cabo da Roca en Portugal, que se encuentra a unos 16,5 km al oeste. Además, Finisterre conserva su misterio y su patrimonio.

VER:  Hacer el camino de Santiago solo por primera vez

 

Deja una respuesta