En este momento estás viendo Hacer el camino de Santiago solo por primera vez

Hacer el camino de Santiago solo por primera vez

Hace muchos años, por primera vez que me atreví a embarcarme en la aventura del camino de Santiago, un viaje donde conocí a muchos compañeros con los que aun tengo relación y viví una experiencia única en mi vida. Todo era desconocido para mi, no tenia mucha información y tampoco encontraba compañero de peregrinaje, así que me anime a ir sin nadie y ahora quiero ayudarte a como hacer el camino de Santiago solo por primera vez

Para mucha gente, hacer el Camino de Santiago fue una experiencia extraordinaria que les cambió la vida. El peregrinaje puede tener un gran impacto en usted, seas religioso o no. Como muchos otros peregrinos, me encontraba en la encrucijada de pensamientos cuando decidí ir al Camino Frances solo. Tenía la esperanza de que me ayudaría a salir de un lugar infeliz, pero nunca me imagine cuánto afectaría el curso de mi vida.

 

Consejos para hacer el Camino de Santiago solo por primera vez

Si estás pensando hacer el camino de Santiago solo por primera vez, pero las dudaste comen y te da miedo embarcarte en un viaje solo, déjame ayudarte con unos consejos con los que intentare animarte y que no vivas con el arrepentimiento de no hacerlo. Asumir un desafío de esta magnitud puede ser desalentador. Pero créeme, vale la pena. Compartiré algunos para esa gente que se están armando de valor para emprender el viaje de sus vidas.

 

1. Recorre una de las rutas más populares

A mucha gente le preocupa la seguridad de viajar solo, sin embargo, déjame asegurarte que nunca me he sentido más seguro viajando solo que en esta peregrinación. En general hay pocas incidencias en toda la red de rutas a Santiago de Compostela, y el camino no es tan solitario como se podría pensar. Siempre puedes estar rodeado de grupos y de otros peregrinos que viajan solos como tu. Mientras andas siempre tendrás gente a tu vista, peregrinos que te den conversación, además de hacer amistados con ellos tras coincidir en varios albergues seguidos. Un año intente hacer la peregrinación en total soledad, pero me fue imposible no estrechar lazos con varios peregrinos tras algunos días.

Si quieres sentirte más seguro y conocer a mucha gente, simplemente elige una de las rutas más populares. Mi favorita personal es también la más famosa de las rutas: El Camino Francés. No solo está siempre transitada de peregrinos de todo el mundo, sino que además cuenta con la mejor infraestructura de todas las rutas.

Ver más rutas

 

2. ¿Cuál es la mejor época para caminar en Santiago?

La mejor época para hacer el Camino de Santiago depende de tus preferencias. Si quieres estar siempre rodeado de gente durante la caminata, debes ir al Camino de Santiago en los meses de primavera o verano. Recomendaría la primavera, ya que las temperaturas de verano pueden ser severas en algunas partes del viaje (aunque es ligeramente refrescante en las montañas). Aquí te recomiendo la mejor época.

VER:  Las mejores rutas del Camino de Santiago

 

3. ¿Cómo prepararse para el Camino de Santiago?

Cuando viaja con amigos, la tranquilidad proviene de saber que si has olvidado algo importante, es probable que alguien más esté detrás tuya para ayudarte. Sin embargo, cuando comienza un viaje tan largo solo, debes de prepararte con anticipación.

Consigue una guía del Camino para empezar, ya que tendrá toda la información que necesitas para ayudarte a planificar tu ruta, buscar lugares para dormir, comer, relajarte, encontrar centros de información y más.

Prepárate todo lo que puedas, pero no te preocupes demasiado. En el camino siempre encontrarás peregrinos amistosos o lugareños para ayudarte con cualquier cosa.

4. Planifica tu ritmo y sigue una guía

Puede que no hayas pensado en planificar tu ritmo. Simplemente caminar y ver cuantos kilómetros haces al día. Sin embargo, es importante planificar la distancia que recorrerás cada día, ya que te ayudará a estar más organizado y coincidir con las mismas personas en cada albergue. La mayoría de peregrinos recorren las mismas distancias y duermen en los mismos pueblos que salen en las guías durmiendo en el albergue municipal siempre, una media de 20km al día. Si sigues tu también estas pautas, siempre te rodearas de la misma gente y terminaras por hacer un grupo de compañeros.

Si sabes cuánto caminaras cada día, puedes pensar con anticipación donde dormirás, planificar lugares y otras paradas.

Pese a todo, siempre es una buena idea averiguar tu ritmo natural antes de la caminata para que puedas planificar en consecuencia. Es posible que se sienta más cómodo, por ejemplo, al viajar distancias más largas.

 

5. La alegría de caminar solo es conocer gente nueva, habla con la gente

Esto es posible porque muchas personas su camino pensando que estarán solas todo el tiempo, lo cual, afortunadamente, está lejos de la realidad. Incluso si crees que te gustaría estar solo con sus pensamientos todo el tiempo, es probable que no lo consigas. Caminar en un camino puede llevar semanas, y no importa cuánto te guste pasar tiempo contigo mismo, eventualmente querrás conocer gente nueva.

Caminando solo por la ruta, descubrí que conocer a otros peregrinos era mi parte favorita de la experiencia. Eventualmente. Cuando estás con un grupo de amigos, tiendes a concentrarte el uno en el otro, pero estar solo te ayuda a estar abierto a hablar con diferentes personas en el camino, y que ellas se acerquen a ti. Mi recomendación es hacerlo solo o como máximo dos personas para socializar en el camino.

Puedes conocer gente maravillosa de todo el mundo, incluso hacer conexiones para toda la vida.

Una realidad imposible de evitar, es que el Camino lo empiezas solo pero lo acabas en compañía, y es que a lo largo de tu travesía te encontrarás con cientos de peregrinos de todo el mundo con los que se puede formar una amistad profunda. 

 

6. Saborea los ratos solitarios de tu camino

Así como te hemos recomendado que hables e interactúes con tus compañeros de peregrinación, también te animamos a disfrutar de algunos kilómetros sin nadie a tu lado. Momentos en los cuales podemos hablar con nuestro propio yo, meditar sobre e rumbo de tu vida o simplemente descansar en un saliente para adminar el paisaje, escuchar los ruidos del camino y dejarte atrapar por el.

 

7. No camines de noche

Como decía, caminar solo el Camino de Santiago es bastante seguro, pero no se debe caminar de noche. Puede haber algunas partes de la caminata por las que pasará completamente solo y si necesita ayuda o asistencia, no tendrás a quién acudir, apenas veras a gente.

VER:  Las mejores películas sobre el camino de Santiago

Además, a pesar de que la ruta está bien señalizada, es posible que las señales no sean visibles por la noche, lo que puede provocar tu pérdida.

La mayoría de los peregrinos tienen horarios bastante similares a partir de la mañana,  es mejor ceñirse a ellos si quieres hacer el camino de Santiago solo por primera vez.

 

8. No tengas miedo de conocer a los lugareños

Una de las mejores experiencias de mi primer camino fue la sincera amabilidad de los lugareños. Caminas solo, probablemente lejos de casa, puede que estés pasando un momento extraño de tu vida (como muchos peregrinos), puede haber momentos en los que te sientas perdido, te sientas solo.

En esos momentos, la amabilidad de los extraños lo es todo. Los lugareños a lo largo del camino te demostrarán una y otra vez que esto es cierto. Se sabe que son útiles para los peregrinos, así que no temas acudir a ellos si necesitas ayuda, indicaciones, sugerencias, qué ver, etc.

Además, si camina solo, generalmente harán todo lo posible para que se sienta seguro y te transmitirán su cariño. Mézclate con la población local. Recuerdo cuando una pareja mayor me invito a comer en un pequeño pueblo de castilla, o como en Santiago de Compostela me invitaron al sótano de una taberna para escuchar música celta. Son experiencias que te otorgan los lugareños.

9. Acepta las emociones que te surjan durante el camino

Caminar durante horas todos los días, durante semanas puede ser una experiencia intensa, no solo estoy hablando de tu cuerpo. Es posible que hayas iniciado este viaje para relajarte de tus problemas cotidianos, para comprender lo que quieres de la vida, incluso para evitar sentimientos negativos.

Bueno, adivina qué: No puedes huir de ti mismo, no importa cuantos kilómetros camines al día. De hecho, tendrá la oportunidad, como antes, de pasar horas todos los días simplemente caminando, pensando y sintiendo algo.

Te aconsejo que aceptes este estado mental. Al principio puede ser desagradable, pero al final puede ayudarte a ordenar tus sentimientos, escuchar realmente tus necesidades y empezar un nuevo comienzo en la vida. Para mí, esto fue lo mejor que pude sacar del camino. Entiendo por qué los peregrinos han realizado este camino durante más de mil años.

 

10. Acepta tus miedos y deshazte de ellos

Si nunca te has embarcado en una aventura por tu propio miedo, te debes a ti mismo intentarlo. Es normal sentir miedo antes de probar algo nuevo, estas saliendo de tu zona de confort. Reconoce tus miedos y recuerda que esto es normal.

El miedo será más fuerte al principio: te sorprenderá ver lo rápido que se derrite cuando estés ocupado con el momento presente del camino.

 

11. Empieza con un desconocido

Pese a todos mis consejos, si aun tienes duda sobre si empezar solo o no, una recomendación que te puedo dar es que busques un compañero por internet. En el camino encontraras gente si o si, pero también lo puedes empezar con un desconocido para asegurarte esa posible amistad primaria. Es una forma totalmente valida que muchos peregrinos utilizan para comenzar.

Puedes buscar en grupos de las redes sociales o en foros de internet sobre el camino de Santiago, más gente que busque un compañero y animarte a contactar con el, también puedes poner tu el primer mensaje en busca de más peregrinos.

Deja una respuesta