La casa de los dioses en Majada y David Vidal

La casa de los dioses en Majada y David Vidal
En este momento estás viendo La casa de los dioses en Majada y David Vidal

En las inmediaciones del Cruceiro de Santo Toribio, antes de llegar a San Justo de la Vega, se encuentra una nave agrícola conocida como «La Casa de los Dioses». Este lugar es atendido por David, quien ofrece sus servicios de manera altruista a los peregrinos. Si se sigue la ruta que atraviesa el monte desde Hospital, se pasa junto a este lugar, pero no se aprecia si se sigue la ruta paralela a la carretera.

David es un individuo que se destaca por su generosidad y sueños, quizás catalogado por algunos como un soñador apasionado y consciente. Para muchos peregrinos, es como un ángel en el camino, mientras que para otros, es considerado casi un Dios que saluda a cada peregrino, ya que él ve a todos como Dioses Creadores.

Desde hace casi dos años, David se ha dedicado a brindar apoyo y crear un ambiente acogedor para que las personas se sientan como en casa en este lugar. Sin embargo, el propietario de la nave le ha comunicado a David que puede comprarla o tendrá que desalojar el lugar. El precio establecido es de 24.000, y el plazo para la compra vence el 1 de abril.

Aquellos que están cercanos a David están haciendo esfuerzos para ayudarlo, ya que el lugar tiene un encanto especial y se encuentra en un sitio remoto, ideal para el descanso de los peregrinos. Además de realizar donaciones, están difundiendo la noticia para reunir fondos, ya que el monto solicitado es difícil de afrontar para una persona común en la actualidad.

Para obtener más información, pueden visitar el sitio web: http://www.casadelosdioses.blogspot.com/. También existe una página en Facebook llamada «La Casa de los Dioses» (http://www.facebook.com/pages/LA-CASA-DE-LOS-DIOSES/105241918270) y un grupo llamado «Fundación La Casa de los Dioses» (http://www.facebook.com/group.php?gid=107782418141).

Muchos peregrinos han pasado por este lugar y han disfrutado de su magia. Algunos simplemente se sientan a descansar y recobrar fuerzas con la comida y bebida ofrecida, mientras que otros incluso pernoctan, todo a través de donativos. Sería lamentable perderlo, ya que conserva el auténtico espíritu del Camino.

 

David Vidal

Hace ocho años, David Vidal perdió todo después de que su empresa quebrara, lo que lo llevó a caer en adicciones como el alcohol y las drogas. Sin embargo, al decidir emprender el Camino de Santiago, encontró un propósito en «La Casa de los Dioses», su proyecto de vida. A pesar de carecer de comodidades como luz y agua corriente, este lugar tiene un impacto tan profundo que no todos los peregrinos están preparados para enfrentarlo en su travesía del Camino.

Ubicada justo después de la famosa subida conocida como «rompepiernas» entre Santibañez y San Justo de la Vega, la finca de David y su parcela, llamada «La Casa de los Dioses», es un espacio donde los peregrinos pueden sentirse como auténticos Dioses. Aunque carece de puertas, luz y agua corriente, está completamente abierto al público. David reside allí con lo mínimo pero con todo lo esencial para vivir de manera plena y feliz.

VER:  La laguna del Burgo Ranero. El Bierzo

La auténtica riqueza de esta experiencia radica en la posibilidad de liberarse de creencias limitantes, especialmente las relacionadas con el dinero. Se trata de soltar ideas arraigadas en la mente y adoptar una actitud de unidad con el mundo que nos rodea.

La pérdida de su pasión por el trabajo llevó a David a desviarse en su camino. Al dejar de conectar con su creatividad y enfocarse únicamente en el dinero, se encaminó hacia la ruina y cayó en un ciclo autodestructivo. Sin embargo, el Camino de Santiago transformó su vida. Cada paso lo acercaba a la rendición y, una vez se entregó por completo, encontró un sentido profundo en su existencia. Comprendió el cuidado que la vida le había brindado y se convirtió en un participante activo de ella.

A sus 41 años, David afirma que el milagro sucedió cuando finalmente se rindió, permitiéndole ver con claridad después de un doloroso proceso.

Deja una respuesta