La ermita de San Nicolás de Puente Fitero en el Camino de Santiago

La ermita de San Nicolás de Puente Fitero en el Camino de Santiago
En este momento estás viendo La ermita de San Nicolás de Puente Fitero en el Camino de Santiago

La leyenda de la ermita de San Nicolás de Puente Fitero es una de las muchas historias que se cuentan en el Camino de Santiago. Esta leyenda se refiere a una pequeña ermita que se encuentra en el camino, cerca de la localidad de Puente Fitero, en la provincia de Burgos.

La iglesia de San Nicolás de Puente Fitero es un lugar muy conocido y apreciado por los peregrinos jacobeos. Esta pequeña ermita, situada en el municipio de Itero del Castillo, en la provincia de Burgos, es una antigua fundación de la Orden de Malta y uno de los albergues de acogida más famosos del Camino de Santiago.

El albergue de San Nicolás de Puente Fitero fue un proyecto del presidente y fundador de la Confraternita di San Jacopo de Perugia, Paolo Caucci von Saucken. Él estaba enamorado de este lugar desde sus primeros caminos y emprendió campañas de restauración del edificio con algunos miembros de la cofradía y algunos de sus alumnos universitarios, muchos de los cuales ya eran peregrinos a Santiago.

En 1994, el albergue fue inaugurado y desde entonces ha sido atendido por hospitaleros mayoritariamente italianos, voluntarios de la Confraternita que ofrecen cama, cena y desayuno a un pequeño grupo de peregrinos entre los meses de abril y octubre. Aunque el albergue no dispone de luz eléctrica, los peregrinos pueden acceder a una experiencia espiritual y de acogida fraternal.

La Confraternita desarrolla servicios religiosos en la iglesia y siempre ofrece una acogida cristiana siguiendo las directrices dadas por la Orden Benedictina y recogidas en el Códice Calixtino. Los cofrades italianos también ofrecen al peregrino el célebre rito del lavado de pies, antigua tradición vinculada a muchas órdenes hospitalarias en el pasado, sobre todo a aquellas que seguían a la de San Agustín.

 

Dónde se sitúa esta leyenda

Esta ermita se sitúa en el Camino de Santiago, en la provincia de Burgos. En cuanto a su historia y arquitectura, la iglesia de San Nicolás de Puente Fitero tiene su origen posiblemente en los siglos XII y XIII y su fábrica es de estilo Románico con una sola nave. Su pertenencia a la Orden de los Caballeros de San Juan, más tarde conocida como Orden de Malta, está documentada y vinculada a la presencia del cercano Puente Fitero sobre el río Pisuerga. Los caballeros de San Juan se habrían ocupado de mantener el puente en buen estado, facilitando el paso de los peregrinos y ofreciéndoles también su hospitalidad.

La ermita de San Nicolás de Puente Fitero es un ejemplo de la rica historia y tradición del Camino de Santiago. A lo largo de los siglos, miles de peregrinos han caminado por este camino, y han dejado su huella en la historia y la cultura de España. La leyenda de la ermita de San Nicolás es una de las muchas historias que se cuentan en el camino, y es un recordatorio de la importancia de la fe y la ayuda mutua en la vida de los peregrinos.

VER:  Abadia de Santa Maria de Benevivere

Deja una respuesta