La leyenda de las 7 hermanas y las 7 Ermitas

La leyenda de las 7 hermanas y las 7 Ermitas
En este momento estás viendo La leyenda de las 7 hermanas y las 7 Ermitas

La leyenda de las «Siete Hermanas y las Siete Ermitas» relata la peregrinación de siete hermanas hacia Santiago de Compostela, y cómo esta travesía dio origen a distintos santuarios, monasterios y ermitas a lo largo del Camino.

Según la historia, las siete hermanas emprendieron el viaje hacia Santiago, pero una de ellas, la más joven, sufrió heridas en sus pies. La hermana mayor decidió hacer una parada en Foncebadón para cuidar las heridas de la pequeña, mientras las otras hermanas exploraban los alrededores. Mientras curaba a su hermana, la mayor fue en busca de las demás, dejando a la pequeña descansando en una fuente.

Sintiéndose culpable por el retraso, la hermana menor decidió aventurarse por un valle cercano, llegando finalmente a Valdescayos. Allí, construyeron una ermita en honor a la Virgen de Escayos, que luego se convertiría en la patrona de Manzanedo de Valdueza.

Las otras hermanas continuaron su camino y quedaron maravilladas por los bellos paisajes del Bierzo. Se dispersaron por toda la región. La hermana mayor, al darse cuenta de que había perdido a las demás, buscó ayuda de un pastor local. Este le aconsejó subir a la montaña más alta, el pico de la Aquiana, desde donde se podía observar todo el Bierzo. Al llegar, quedó asombrada al ver que cada una de sus hermanas brillaba en diferentes lugares. En cada sitio donde brillaba una hermana, se erigió una ermita en su honor: la Virgen de la Peña en Congosto, la Virgen de las Nieves en Valdeprado, la Virgen de Fombasallá en los montes de Paradaseca, la Virgen de las Angustias en Cacabelos y la Virgen de la Encina en Ponferrada. La hermana mayor se quedó en la ermita de La Guiana.

Esta leyenda perdura como una explicación mística de la aparición de numerosos lugares de culto a lo largo del Camino de Santiago. Cada una de las ermitas representa el destino final de las siete hermanas, que quedaron inmortalizadas en la historia y contribuyeron a la riqueza espiritual y cultural de la región.

VER:  El Bosque de Omaña: Las ánimas de los peregrinos del Camino de Santiago

Deja una respuesta