En este momento estás viendo Mejores lugares para descansar en el camino portugués

Mejores lugares para descansar en el camino portugués

 

Donde descansar en el Camino de Santiago Portugués

Para mucha gente, caminar el camino es una experiencia que cambia la vida. Pero si desea aprovecharlo al máximo tu peregrinaje, es importante administrar adecuadamente tu esfuerzo mientras te enfocas en su objetivo principal del camino: llegar a santiago de compostela. No está de más estar atento a los precios más bajos en el camino que los encontraras en cualquier mes menos en julio y Agosto, También disfrutar de los hermosos paisajes hasta la deliciosa cocina y los vinos locales.

Los días de descanso son cruciales y las paradas que sugerimos están estratégicamente ubicadas, ofreciendo la combinación perfecta para recuperar el esfuerzo y características únicas que van desde deliciosos manjares hasta impresionantes vistas. Estas paradas son Ponte de Lima, Valença do Minho y Pontevedra..

 

Ponte de Lima y Valença do Minho, dos de las paradas portuguesas para los días de descanso que tenemos en el camino portuges, ofrecen vistas impresionantes y monumentos excepcionales, así como deliciosas comidas y bebidas. Los sabores típicos de esta región incluyen mariscos frescos, pan de maíz tradicional (broa de milho), bisaro cerdo curado y el especial vinho verde.

 

Ponte de Lima

El bonito pueblo Ponte de Lima es el lugar perfecto para un día de descanso antes de afrontar la épica subida de la Serra da Labruja y su terreno accidentado.

Con su ubicación central, la primera ciudad portuguesa ciertamente tiene más que ofrecer de lo que uno podría suponer a primera vista. No se pierda un agradable paseo por las orillas del río Lima y su puente medieval de postal. Luego diríjase a Largo de Camões, la plaza central es perfecta para tomar unas copas, bocadillos locales y observar la vida local. En el casco histórico de Ponte de Lima, puedes tomarte un tiempo para visitar la iglesia gótica Igreja Matriz, del siglo XVII  y la Torre de la prisión del siglo (Torre da Cadeia Velha).

Cerca del puente, verá réplicas de tropas romanas hechas de madera. Estas están debido a una antigua leyenda de que un grupo de soldados estaba demasiado asustado para cruzar el río Lima. Creían que era el Leteo, el mítico río del olvido, y cruzarlo significaría olvidarlo todo, incluido su hogar y su amada familia. El cónsul decidió cruzar el río solo, y cuando llegó a la otra orilla comenzó a llamar a sus soldados uno a uno para demostrarles que el río Lima no era el Leteo.

VER:  El camino de Santiago portugués por la costa en bici

Valença do Minho

Tómese un tiempo para disfrutar de la ciudad de Valença do Minho antes de cruzar el río Miño para entrar en España. El hecho de estar a mitad de camino hace de Valença una ciudad ideal para un día de descanso, pero hay más beneficios a tener en cuenta. Como tantas ciudades cercanas a la frontera, Valença está encaramada en la cima de una colina (lo que significa que tendrás unas vistas increíbles) y dentro de una fortaleza. Imagínate a cuántos ataques ha estado expuesta desde que fue construida en el siglo XIII. Dentro de las murallas de la ciudad, las calles antiguas se extienden como una confusa telaraña ante usted, por lo que veras desde casas de estilo tradicional local hasta tiendas de artesanía y hermosas iglesias.
Particularmente dignas de mención son la iglesia de Santo Estevão y la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles del siglo XVIII . No te olvides de comer o tomarte una copa de vino entre los bares que te encontraras en sus enrevesadas calles.

Camino de Santiago - Camino de Santiago por PGW

Pontevedra

Pontevedra una ciudad de sobra conocida, ya cuando llegas andando a España te da la bienvenida con excepcionales iglesias y monumentos antiguos, así como con algunos de los mejores vinos y comidas gallegas. Este pueblo es otra parada perfecta para un día de descanso antes de hacer el último tramo del Camino portugués. Pontevedra cuenta con un casco histórico totalmente peatonal que ofrece el marco ideal para disfrutar de tapas locales o Albariño en una de las concurridas plazas. Tenga cuidado de no saltarse los mariscos, así como las empanadas o el caldo gallego (una nutritiva sopa de verduras con salchicha). El Museo de Pontevedra y la Iglesia de la Virgen Peregrina, junto con el mercado y los puentes, son una visita obligada a la hora de visitar esta ciudad. Estos son algunos de los mejores lugares para descansar en el camino portugués, pero existen muchos más y los puedes encontrar mientras peregrinas.

 

Deja una respuesta